El párkinson o parálisis agitante. Cuidado y Bienestar, el cuidado de mayores en el domicilio.

PÁRKINSON Y MAYORES. LOS SÍNTOMAS.EL BLOG DE CUIDADO Y BIENESTAR

Esta grave dolencia afecta tanto a hombres y mujeres y ha ido en aumento como causa de mortalidad en los ancianos en los últimos años. Su origen es desconocido pero produce una falta de neuronas que provoca un importante déficit en el Sistema Nervioso Central y el aparato locomotor. Aparece entre los 40 y 60 años, sin que se haya demostrado una tendencia hereditaria.

Los síntomas de esta enfermedad son:

TEMBLOR- De reposo y asimétrico en los miembros superiores, sobre todo en las manos.

BRADICINESIA- Reducción progresiva de la velocidad de ejecución de los movimientos voluntarios y dificultad progresiva en los movimientos (hablar, escribir, expresividad…)

RIGIDEZ MUSCULAR- Se percibe fácilmente esta rigidez al mover pasivamente la extremidad. Además se produce el síndrome de “máscara de cera”; progresivamente, el paciente será incapaz de mostrar expresividad en el rostro, lo que dificulta además sus relaciones personales y sociales.

POSTURA EN FLEXIÓN- Se aprecia una flexión de cuello y en menor grado de tronco codos caderas y rodillas.

MARCHA- Parálisis en marcha, inestabilidad y gran tendencia a sufrir caídas.

Los cuidados en el domicilio del paciente con párkinson se centrarán en mejorar sus habilidades para promocionar su independencia en las ABVD`s (Actividades Básicas de la Vida diaria); es decir, en su alimentación, su vestido, eliminación y movilidad. Además es muy importante implicar al mayor en el proceso de terapia y rehabilitación, así como mejorar su autoestima y mejorar su comunicación a nivel social y familiar.

Las personas afectadas de párkinson, necesitan toda la comprensión de la que familiares, cuidadores y sociedad, sean capaces.

Cuidado y Bienestar. El blog de cuidado y bienestar

Cuidado y Bienestar. El blog de cuidado y bienestar

 

 

 

 

 

 

cuidado y bienestar cuidado de mayores en madrid

asistencia enfermos parkinson

alzheimer

ayuda a domicilio

www.cuidadoybienestar.es

 

 

La adaptación psicológica a la ancianidad. Los procesos depresivos.

_MG_3903La adaptación psicológica a la ancianidad y los procesos depresivos.

El envejecimiento  es un proceso natural que todos tendremos que enfrentar antes o después y desde luego no es causa obligada de problemas psicológicos, pero la existencia de problemas de salud asociados a la ancianidad como enfermedades agudas o crónicas, la pérdida de la fortaleza física  y de la autonomía personal, la jubilación, el aislamiento, la escasez de recursos y la  pérdidas de seres queridos, hacen de esta etapa de la vida un momento sumamente difícil.

El entorno familiar y  sanitario que cuida al mayor en el domicilio o en instituciones tiene que estar muy alerta a los cambios anímicos del anciano. Los problemas psicológicos  son difíciles de entender y modificar si no se tienen en cuenta los factores personales, conductuales y sociales.  Las pérdidas familiares, estatus social y económico, junto al deterioro de la salud, producen situaciones de desadaptación,  pérdida de  autoestima y pueden devenir en un proceso depresivo.

Es muy importante estar atento a los cambios bruscos de carácter y a la tendencia a aislarse del anciano. Pueden ser síntomas de que el proceso depresivo está en marcha.

Apoyo, comprensión y compañía; junto a un diagnóstico precoz del problema, las claves para evitar un agravamiento.

www.cuidadoybienestar.es

cuidado de mayores en madrid

envejecimiento

Adaptación a la ancianidad  Cuidado y Bienestar

Adaptación a la ancianidad
Cuidado y Bienestar

 

Los riesgos del personal sanitario. Cuidado de enfermos y mayores en Madrid

Cuidado de mayores en domicilio. Cuidado y Bienestar

Cuidado de mayores en domicilio. Cuidado y Bienestar

Quiénes nos cuidan? Los riesgos del personal sanitario. Cuidado de enfermos y mayores en Madrid

A menudo se habla de la salud y seguridad de los enfermos y dependientes. Hay una gran preocupación por darles una atención de calidad sin deshumanizar a la persona  y por mantener su estado anímico y de salud en niveles óptimos. De lo que no se habla tanto es de la salud de cuidadores, sean estos profesionales o no. Tanto el personal sanitario en hospitales, residencia, domicilios, como los cuidadores familiares están sometidos a un importante riesgo de estrés, lesiones y contagios. Este último muy evidente tras la aparición de enfermedades tropicales para las que no estábamos preparados como el ébola o el zika.

Los peligros a los que están sometidos los cuidadores familiares y el personal sanitario no siempre son tan evidentes ni tan graves, pero tampoco salen en los medios de comunicación ni se los suele tener tan en cuenta a la hora de planificar el sistema de salud y ayuda a la dependencia.

CUIDADORES FAMILIARES

En el caso de cuidadores familiares es común sufrir alguno o varios de estos problemas:

Depresión, sensación de fracaso, culpabilidad, pérdida de la autoestima, agotamiento físico y psíquico, aislamiento social, interiorización de los problemas del otro, falta de comprensión por parte del entorno, lesiones músculo esqueléticas y falta de tiempo para atender las necesidades propias o las de la pareja u otros familiares. Esto unido a un alejamiento de las propias metas personales: Cuidar al familiar se convierte en el objetivo principal y diario. Se focaliza toda la energía en esta tarea.

PERSONAL SANITARIO

En el caso de personal sanitario, médicos, auxiliares y enfermeros pueden convivir con diferentes factores de riesgo dependiendo del entorno en el que se muevan pero es común que sufran:

Rechazo por parte de las personas a su cuidado, falta de tiempo para realizar su trabajo de forma satisfactoria (sobre todo en residencias y hospitales) debido a una excesiva carga de trabajo; lo que dificulta la relación afectiva con el usuario y la debida dedicación a sus cuidados. Lesiones por movilizar dependientes, riesgo de contagios de enfermedades comunes como catarros y gripes, así como exposición a procesos infecciosos múltiples. Turnos de trabajo incompatibles con la vida familiar, etc…

Cuidar a los que cuidan y reconocer su labor es imprescindible a la hora de planificar una red de protección de la salud y la dependencia. Tanto por parte de la administración como por el sector privado.

Gracias a los que nos cuidan o cuidan a los que queremos.

cuidado de ancianos en madrid

cuidadores de enfermos y dependientes

cuidar en el domicilio

zika

Fomento de la autonomía de los mayores con alzheimer. Cuidado y Bienestar

Cuidado y BienestarLos cuidados en el domicilio; fomento de la autonomía de los mayores con alzheimer

Como suele pasar a menudo, la rutina y los horarios nos pasan por encima y en ocasiones es más práctico realizar nosotros las tareas que el enfermo de alzheimer podría hacer por sí mismo. Siempre será preferible tomarnos nuestro tiempo levantándole antes si es necesario, para que el afectado de alzheimer pueda mantener todo el grado de independencia posible manteniendo así gran parte de su dignidad y autoestima.

El cuidador debe fomentar la autonomía haciéndole sentir útil y necesario dejando que colabore en sus rutinas: Tendido de cama, vestido, aseo, peinado, afeitado….No pasa nada si después hay que rematar la actividad. Es esencial mucha paciencia y evitar cambios bruscos. El orden y las rutinas fijas también ayudarán al enfermo a sentirse más seguro en cada paso a realizar. También podremos ayudarle a recordar el siguiente paso a seguir proponiéndole realizar la siguiente tarea. El seguimiento de la actividad es fundamental, sin agobiarle ni criticarle. En caso de bloqueo, mejor distraer la atención y proponer dedicarnos a otra cosa antes de volver a lo anterior.

Los cuidados en el domicilio siempre conllevan mucha más tranquilidad a la hora de llevar a cabo las actividades de la vida diaria. El adulto mayor se sentirá mucho más seguro y relajado en un ambiente conocido y con el mismo cuidador siempre que sea posible.

El blog de Cuidado y Bienestar www.cuidadoybienestar.es

Comunicarnos con mayores con alzheimer. El blog de Cuidado y Bienestar, cuidado de mayores en madrid

Cuidadoybienestar, cuidado mayores,alzheimerComunicarnos con mayores con alzheimer. El blog de Cuidado y Bienestar, cuidado de mayores en Madrid

A menudo nos encontramos con familias que sienten que han perdido a su ser querido en la telaraña del alzheimer. Realmente da la impresión de que la persona que queríamos y conocíamos ha desaparecido detrás de la enfermedad. Una de las más desgraciadas e injustas que afecta especialmente a la población mayor.

La comunicación con nuestro mayor aquejado de Alzheimer tiene que cambiar, ya que su visión del mundo y la realidad ha cambiado y no podemos empeñarnos en que vean las cosas como nosotros. Pueden sufrir alteraciones como visiones, fabulaciones y la ya conocida pérdida de recuerdos; no reconocernos e incluso confundirnos con familiares o amigos del pasado.

Es inútil llevarles la contraria y tampoco es conveniente reafirmarlos en sus fabulaciones porque pueden tener tendencia a obsesionarse con ellas. Siempre será dirigir la atención hacia otra cosa, distraerlos y  hacerles llegar nuestro cariño, acariciarlos, tranquilizarlos, que sientan que les queremos aunque no nos reconozcan.

En las actividades de la vida diaria será conveniente  irles informando de lo que se va a realizar en cada momento, con las instrucciones claras y precisas: “Ahora vamos a peinarnos..” y mostrarles el cepillo. “Ahora vamos a vestirnos con ropa abrigada porque es invierno y hace frío..” Todo dependerá del estadio  de la enfermedad de alzheimer en el que se encuentre el enfermo, pero como siempre, se tenderá a que el mayor realice todas aquellas actividades que su estado le permita. Tampoco hay que olvidar que la estimulación cognitiva es importante para frenar el avance de la enfermedad y permitir que el anciano conserve el máximo tiempo posible sus capacidades. Para esto hay un abanico inmenso de actividades a realizar que pueden practicar familiares sin necesidad de ser profesionales: bailar, cantar, recordar refranes, ver fotografías antiguas, repasar aspectos de su biografía, o pasar un rato en compañía de mascotas y niños de la familia (terapia de eficacia probada).

Paciencia y comprensión en el trato es lo más importante de todo.

ayudaamayoresCuidadoybienestar01

 

http://www.cuidadoybienestar.es/blog/?p=580

www.cuidadoybienestar.es

Alzheimer

Estimulación cognitiva

Cuidado de mayores en madrid

Ayuda a domicilio ancianos

Bienestar de los mayores en su domicilio. Beneficios de tener mascota.

 

Cuidado&Bienestar 0099

Los mayores y sus mascotas. El blog de Cuidado y Bienestar

Todo lo que podamos decir sobre los beneficios de tener una mascota es poco; cualquiera que tenga un perro, un gato o cualquier animal de compañía sabe lo reconfortante y agradecida que es la relación con un compañero peludo y mimoso.  Naturalmente en el caso de los adultos mayores que viven solos en su domicilio mucho más.

Afectivamente, un animal al que cuidar en una ciudad como Madrid, aporta un extra de cariño y compañía y la obligación de ocuparse y preocuparse de otro, olvidando momentáneamente dolores y preocupaciones propias. Esto hace también que los mayores que viven sólos en su domicilio se sientan útiles, lo que beneficiará a su autoestima.

El efecto socializador de una mascota sobre el mayor que vive solo, al tener que pasearla o llevarla al veterinario hace que personas de la tercera edad que son reticentes a salir a menudo a la calle y relacionarse con desconocidos, puedan conocer a personas nuevas y compartir experiencias y tener algunos ratos amenos de charla  en parques y jardines. Es fácil entablar una conversación con extraños cuando se comparte el interés por una mascota.

Las mascotas promueven el ejercicio físico suave y aportan una sensación de bienestar y relax en los momentos tranquilos del día. Está demostrado que acariciar a un perro o gato combate la depresión y palía la sensación de soledad. Ideal para el buen cuidado de mayores en el domicilio y mejorar su calidad de vida

La elección del animal adecuado a las necesidades del mayor le dará un mejor equilibrio emocional , una mayor seguridad personal y una oportunidad de mejorar en sus autocuidados y responsabilidad. Por supuesto no se recomiendan perros grandes y robustos que una persona con menos fuerza no pueda manejar.

No lo dudes, Cuidado y Bienestar te recomienda poner un animal de compañía en la vida del abuelo aunque tengas que ayudarle en su cuidado. Su salud y su felicidad te lo agradecerán.

www.cuidadoybienestar.es

cuidados del mayor

bienestar en el hogar

cuidado de mayores en madrid

cuidado de ancianos madrid

 

MUJER CUIDADORA, MUJER TRABAJADORA. Cuidado y Bienestar celebra el Día de la Mujer trabajadora. 8 de marzo, día de todas las mujeres

 

CuidadoyBienestar00040

MUJER CUIDADORA, MUJER TRABAJADORA

Cuidado y Bienestar celebra el Día de la Mujer Trabajadora sabiendo muy bien que la foto del día no es sólo la típica imagen de la mujer ejecutiva o con un casco de obra; trabajando en una oficina o en una fábrica. La foto para nosotros no puede ser otra que la de una de tantas mujeres que se han dedicado casi toda la vida a cuidar de los demás; en gran parte de los casos compaginando esta tarea con el trabajo “fuera de casa” .Un trabajo el de cuidadora, poco reconocido aún en nuestros días tanto a las cuidadoras profesionales como a las que lo hacen dentro del entorno familiar.

Por eso consideramos que el Día 8 de marzo es el día de todas las mujeres; especialmente de nuestras madres y abuelas que cuidaron de todos nosotros, que se encargaron de las tareas que otros no querían hacer, que cambiaron pañales, lavaron y atendieron ancianos, vendaron heridas y consolaron lágrimas.

Nunca debió ser así, nunca debieron hacerlo solas. Nunca el mundo debió entender que era sólo tarea suya. Por eso, habría que poner un bebé de goma no sólo en el regazo de las niñas. Todos debemos estar preparados para cuidar a los que queremos cuando es necesario hacerlo. Y esto no significa  feminizar a los niños; los médicos y enfermeros varones nos cuidan y nadie sospecha de su hombría.

Un brindis para todas estas mujeres, ya muchas, ancianas y con derecho a que les devolvamos el amor y atenciones que nos dispensaron. Ni una sola de estas tremendas mujeres sin ser cuidadas.

Nuestro saludo y respeto

Cuidado y Bienestar

 

cuidado de mayores

8 de marzo

cuidado en domicilio

www.cuidadoybienestar.es

 

La seguridad de los mayores en el domicilio. El blog de Cuidado y Bienestar

 

La seguridad de los mayores en el domicilio- El blog de Cuidado y Bienestar

LA SEGURIDAD DE LOS MAYORES EN EL HOGAR

La seguridad de los mayores en el  cuidado en el domicilio es una de las principales preocupaciones tanto de las familias como de los profesionales del cuidado de mayores en el hogar.

AUTONOMÍA Y SEGURIDAD

Es muy importante salvaguardar la integridad física del mayor que tenemos al cuidado pero al mismo tiempo hay que entender que la autonomía de la persona debe ser compatible con la seguridad.

En ocasiones, por garantizar la seguridad, podemos realizar por el mayor, tareas que podría realizar por si   mismo sin dificultad; sin pensar que su autonomía es tan importante como evitar accidentes y caídas.

ENTORNO SEGURO

Será mucho más efectivo que el familiar cuidador o el auxiliar de ayuda a domicilio se asegure de que el entorno es completamente seguro evitando suelos deslizantes, obstáculos que dificulten la deambulación o puedan provocar tropiezos (muebles auxiliares, alfombras..), garantizar una iluminación suficiente de las estancias de la casa y asegurar puertas, ventanas o balcones que puedan suponer un peligro. Importante también revisar periódicamente la fijación de cabeceros, espejos y estanterías.

RECUPERACIÓN DE LA FUERZA Y LA SEGURIDAD

También será útil que, dentro de lo posible, el mayor recupere fuerza física y seguridad en sus movimientos para no caer con facilidad. Esto se logrará evitando pasar demasiadas horas sentado, realizando actividades físicas suaves y con la ayuda de un profesional de la fisioterapia que les ayudará a moverse con seguridad.

1

BAÑO Y COCINA: PELIGRO EXTRA

Como sabe todo profesional del cuidado de mayores en el domicilio, baño y cocina son dos puntos problemáticos a la hora de asegurar el bienestar de un anciano. Siempre será mejor una ducha sobre la opción de bañera; y mejor aún si es a ras de suelo y  con pavimento geriátrico antideslizante.  También será importante la instalación de asideros adecuados para facilitar el acceso a la zona húmeda y otras ayudas técnicas como alzas en el sanitario o silas geriátricas para ducha. En la cocina hay que comprobar que no haya objetos punzantes o calientes al alcance del anciano. Para los mayores muy autónomos, los objetos deben estar accesibles para que  no tengan que hacer sobreesfuerzo a la hora de alcanzar los que más se usen, como pueden ser los vasos, platos, ollas y sartenes. Asimismo, al igual que en el baño, todos los enchufes deberán contar con toma de tierra. En caso de mayores demenciados habrá que bloquear debidamente los mandos de la cocina de gas o vitrocerámica y eliminar cierres interiores en puertas de habitaciones o baño.

Un profesional puede realizar una auditoría del entorno para aconsejar los cambios a realizar en el hogar.

www.cuidadoybienestar.es

Cuidado de ancianos en el domicilio

Ayuda a domicilio

Fisioterapia a domicilio

Ayudas técnicas

www.cuidadoybienestar.es

1 de Octubre: Celebramos el Día del Mayor. Reflexión de Cuidado y Bienestar acerca de la feminización de la vejez

Octubre, mes de los Mayores

En el año 1990, el día 1 de octubre es designado por las Naciones Unidas como El Día Internacional de las Personas de Edad.

Ya en ese momento se estudiaban los cambios en  la evolución de la población mundial: En los últimos 65 años, la esperanza de vida ha aumentado en 22 años!!!, y se calcula que  en el año 2050 en el mundo habrá más personas mayores de 60 años que niños. Además, dentro de ese grupo de edad se prevé que dos tercios serán mujeres.

En estos días la situación de las mujeres de edad es peor que la de los hombres, ya que se enfrentan a enormes desigualdades como consecuencia de los roles de género tradicionales al que han ajustado sus vidas.  Estas relaciones de género influyen en el acceso a los recursos y las oportunidades que finalmente determinarán los elementos necesarios para envejecer con dignidad.  Tanto en su trayectoria vital  (acceso a la educación y al empleo, obligatoriedad de asumir cargas domésticas y familiares en solitario) como en el momento de la vejez, las mujeres siguen siendo tratadas desigualmente, por lo cual las mujeres de edad tienen más probabilidades de ser pobres que los hombres. Además, hoy día observamos que se tiende a facilitar para un adulto mayor varón la obtención de ayuda a la dependencia en igualdad de situación de dependencia a una mujer mayor. Se sigue  considerando a la mujer como la cuidadora natural del núcleo familiar y se tiende con más frecuencia a facilitar ayuda a un hombre dando por hecho que no es capaz de limpiar y cocinar o de cuidar de su pareja enferma o demenciada.

Así, nos encontramos con mujeres mayores de 70 años, que siguen cuidando  de su esposo  o  progenitores ancianos de 90 o más años con un grado de dificultad físico y de desgaste emocional enorme.

El envejecimiento y los problemas derivados de su crecimiento en número de personas afectadas y en grado de vejez (envejecimiento del envejecimiento) y su feminización plantean un reto para las familias y para la sociedad  en su totalidad. ¿Qué recursos requiere garantizar la debida ayuda a una parte de la sociedad cada vez más grande y que demanda más atención médica, psico-social, de atención en su domicilio o en residencias y que hace mucho que dejó de colaborar en el sostenimiento del sistema?

¿Seremos capaces de priorizar y replantearnos  la percepción actual sobre las personas de edad y el empleo, los mecanismos de atención para este colectivo, los sistemas de apoyo intergeneracional dentro de las limitaciones financieras de las familias y la administración?

En estos momentos se tiende a políticas basadas en el principio de envejecer activo y el principio de la autonomía personal, con objeto de que las personas de edad mantengan una vida independiente en su casa, con servicios e instalaciones que satisfagan diversos tipos de necesidades como la ayuda a domicilio, que garantizará la estancia del mayor en su entorno habitual el mayor tiempo posible sintiéndose  seguro, útil y pudiendo realizar gran parte de las tareas y actividades de su vida diaria durante el mayor tiempo, y las ayudas técnicas, que facilitarán la vida del adulto mayor en su hogar y su integración social, al mejorar su acceso a la salida del domicilio y la mejora en las relaciones personales (audífonos, sillas de ruedas, ascensores, rampas, sujecciones, etc…)

También sigue siendo necesaria la existencia de los lazos familiares, que conforman una red de apoyo que está demostrando funcionar muy bien en estos momentos de crisis y la ayuda a esta red familiar  por parte de la administración como fuente primaria de atención para las personas de edad.

Los tratados de derechos humanos más fundamentales incluyen el derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud física y mental y el derecho a no ser somedidos a tratos inhumanos o degradantes y a un nivel de vida adecuado y no discriminatorio para todos los ciudadanos. Con mayor razón debemos asegurar estos derechos para nuestros mayores, sean hombres o mujeres. Se lo han ganado.

 

Cuidado y Bienestar

Cuidado de mayores en el domicilio

Selección de personal interno especial para mayores

Ayudas técnicas

Día Mundial de los mayores

Cuentos para el cuidado de mayores con alzheimer

Hoy compartimos en el post el cuento que amablemente nos ha cedido nuestra querida Ana, trabajadora social, colaboradora de Cuidado y Bienestar e incansable defensora de los derechos de los mayores y de la promoción de su autonomía a través de los cuidados en el domicilio. ¿Qué hacer cuando uno de nuestros mayores se pierde en la telaraña del Alzheimer; salvo quererle, ofrecerle toda la ayuda posible,  y la estimulación y adaptaciones que precise?

Así Ana, escribe este cuento para ayudar a  su abuelo a recordar esos momentos que compartieron en la infancia.

“Mi abuelito  siempre me contaba cuentos antes de dormirme, era el momento favorito del día para mí. Se ponía sus grandes gafas de pasta y se sentaba al borde de mi cama con su pulso tembloroso, cogía el cuento y hacía que lo leía, aunque en verdad se lo inventaba porque cada noche el conejito Margarito, se veía envuelto en historias rocambolescas de batallas navales y viajes al espacio. Que buenos recuerdos….pero ahora mi abuelo no tiene recuerdos, un tal Alzhéimer se los ha robado.

Cada vez le veo más triste y apagado, he pensado como podría alegrarle y he empezado a escribir cuentos para poder leerle por las noches y así recupere por unos momentos la alegría.

EL CONEJITO MARGARITO VUELVE A CASA

Erase una vez un conejito que era ya bastante viejito, se llamaba Margarito y últimamente se olvidaba de dónde dejaba las cosas. Se pasaba el día buscando sus gafas de pasta; hasta que hoy no las vio y se sentó encima de ellas rompiéndolas en varios trozos. Su hija la conejita siempre se enfada porque no tienen dinero para comprar más gafas y hoy le ha gritado muy fuerte.

El conejito Margarito ha salido de estampida de la madriguera porque no le gusta ver a su querida hija tan enfadada con él; se siente culpable porque sabe que cada vez está más torpe, pero no puede evitarlo. Corrió hacia delante en línea recta muy rápido, a pesar del dolor en las patitas, (el reuma no perdona ni a los conejitos). Cuando ya no pudo más, paró a descansar sobre una montañita de hojas, se debió quedar dormido porque al despertar ya era de noche. Se dispuso a volver a la madriguera pero no encontraba el camino de vuelta:- “Cáspita!! se dijo, he paseado millones de veces por estos campos y ahora no reconozco ni un arbusto!”

Margarito se sentía asustado y muy cansado, debía de llevar caminando en círculo mucho rato, estaba desesperado, él que había sido el guía de los campos de toda la comunidad de conejos… “Qué triste es llegar a viejo”- se decía….en estas lamentaciones estaba cuando escuchó a lo lejos la vocecita de su nieto:-” Abuelo, abuelo, abuelo”. Siempre le gustó oír a su nieto pero ese día más que nunca se alegró. Pudo regresar a su madriguera y le contó a su hija cómo se había sentido. Ella  le abrazó y pronunció las siguientes palabras: “Estamos muy contentos de tenerte con nosotros”.

Ese día aprendí que: “Es muy triste llegar a viejo pero más triste en no poder llegar a serlo”.

La vida tiene muchas etapas, disfrutemos en la medida de lo posible de cada una de ellas.”

Ana Belén López Núñez.

Trabajadora Social

cuidado de mayores

cuidado y bienestar

cuidado de mayores

cuidado de mayores madrid