ENVEJECIMIENTO Y MITO

Envejecimiento, PicassoEl envejecimiento está asociado a múltiples  prejuicios. Gran parte de ellos no son ciertos y entran en el terreno del mito.

Asociamos a los jóvenes  la belleza, la fuerza, la salud y el valor como motor de la sociedad. Por supuesto que en la mayoría de los casos puede ser así, pero igualmente las personas mayores tienen una forma particular de belleza, una gran fuerza por todo lo que han superado en la vida y una gran aportación de valor a la sociedad.

La  sabiduría de los mayores, su experiencia,  la templanza y su particular manera de restar importancia a los problemas, es un regalo para todos; y una inspiración para los más jóvenes.

A pesar de eso, incomprensiblemente, tiende a asociarse la vejez a la inutilidad, la inactividad, la desidia, la enfermedad y hoy día la población mayor se contempla como una carga social.

Es cierto que el “terremoto demográfico” ya nos está sacudiendo al aumentar el número de personas mayores imparablemente y que el tema del futuro de las pensiones está encima de la mesa y aún no se ha resuelto; pero también es indudable que la aportación de los mayores a la sociedad no se valora en su justa medida. La labor que desempeñan los abuelos cuidando y educando a sus nietos o cuidando de familiares dependientes, no está cuantificada económica ni socialmente, y en la época de crisis y paro, muchas familias han sobrevivido gracias  a la ayuda de sus padres o abuelos pensionistas.

Además, la población mayor va a convertirse en una gran masa de influencia, ya que decidirá en gran medida la elección de políticas y gobiernos y éstos tendrán que adaptar sus programas y discurso a ellos.

Muchos mayores son capaces de llevar una vida activa, tomar sus propias decisiones y relacionarse con otras personas con facilidad, incluso volver a encontrar un nuevo compañero/a. Es necesaria una visión positiva de la vejez, tanto por los propios ancianos como por el resto de la sociedad. Vejez no es sinónimo de soledad, enfermedad o dependencia. Mientras la salud lo permita se puede llevar el proceso con actividad, dignidad y disfrute.

Pablo Picasso, que dedicó las últimas horas de su vida a pintar su último cuadro, solía comentar: “Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida”. 

Bravo!!!

www.cuidadoybienestar.es

cuidado de mayores en Madrid

mayores 

dependencia y mayores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>